viernes, 17 de diciembre de 2010

El estilo de los políticos: Elena Salgado

Por Pilar Portero
Debe ser tremendo que a tu paso salten las alarmas. Algunos políticos causan ese efecto aunque los motivos no siempre coincidan. El acoso, y casi derribo, que está soportando la economía patria no ha dado ni un segundo de respiro a la ministra y vicepresidenta primera que hoy te mira sonriente. Glup!
Sonrisa cariñosa, una de las más agradables de su catálogo
"Un día voy a enseñar mis notas", nos comenta Salgado a Cañil y a mi una mañana tras una solvente intervención en el Congreso. No hace falta, le respondemos. No es una cuestión de inteligencia ni de preparación, coreamos al unísono. Se trata más bien de la seguridad que se adquiere con el entrenamiento en la tribuna ante una tropa de diputados, que lo mismo bostezan que escupen improperios. Salgado ya no se arruga como en sus primeros tiempos ante Rajoy. Ahora le planta cara con éxito. Sin embargo, se nota que le sigue tocando el orgullo que el jefe de la oposición trate de humillarla con la táctica de ignorarla y dirigirse a Zapatero aunque la interlocutora sea ella. Es entonces cuando muestra su sonrisa de hielo. Porque si algo tiene la vice digno de estudio es su catálogo de sonrisas. 

La que exhibe en la foto que le hicimos coincidiendo con la celebración de los 10 años de ZP al frente del partido, es de las cariñosas. Se sabe porque sus ojos también sonríen y miran cómplices. La que le sale cuando está muy muy cabreaba es una sonrisa encajada. Te imaginas al cuerpo de bomberos intentando cambiarle el rictus sin lograrlo. Se sabe porque se tensa su cuerpo y ladea la cabeza como si se le instalara una contractura para acabar de rematarla. También es habitual la de contestar al enjambre de periodistas -del que en ocasiones formo parte-. Se sabe por lo forzada que resulta la línea que dibujan sus labios y lo deslumbrada que se percibe su mirada, como si un centenar de focos la cegaran. Supongo que estará deseando responder lo que tenía pensado rápido y que le dejemos respirar.

Salgado prefiere las distancias cortas y la charla en petit comité. Lo contrario que José Blanco, por poner un ejemplo. A la hora de elegir atuendo se transparenta esa obsesión por ser perfecta y por no dejar nada al azar. Le gusta la moda y aprovecha su cuerpo delgado y de aspecto frágil para enfundarse en trajes que sólo la escasez de kilos permiten lucir. Una de sus combinaciones preferidas y que mejor le funciona es la camiseta blanca con blazer marino o gris entallada. Siempre viste algo que le robarías. Un día los zapatos, otros la pulsera... Lo único que no deseas es lo que carga en la cartera: la crisis más salvaje de la edad moderna.

Otros políticos con estilo propio:
El estilo de los políticos: Leire Pajín
El estilo de los políticos:Uxue Barkos
El estilo de los políticos: Elena Valenciano
El estilo de los políticos: Valeriano Gómez
El estilo de los políticos: Ana Mato
El estilo de los políticos: Ramón Jáuregui

El estilo de los políticos: Mariano Rajoy
El estilo de los políticos: Ángeles González Sinde
El estilo de los políticos: Mª Dolores de Cospedal

El estilo de los políticos: José Antonio Alonso 
El estilo de los políticos: Carme Chacón
El estilo de los políticos: Betina Rodríguez Salmones
El estilo de los políticos: Joan Herrera
El estilo de los políticos: Miguel Sebastián
El estilo de los políticos: Gaspar Llamazares
El estilo de los políticos: Bibiana Aido
El estilo de los políticos: Ana Oramas
El estilo de los políticos: Celestino Corbacho
El estilo de los políticos: Esteban González Pons
El estilo de los políticos: Trinidad Jiménez
El estilo de los políticos: Cristobal Montoro
El estilo de los políticos: Mª Teresa Fernández de la Vega
El estilo de los políticos: José Luis Ayllón
El estilo de los políticos: Pepe Blanco
El estilo de los políticos: Soraya Saénz de Santamaría
El estilo de los políticos: Rosa Díez
El estilo de los políticos: Eduardo Madina
El estilo de los políticos: Josep Sánchez Llibre
El estilo de los políticos: Paco Fernández Marugan
El estilo de los políticos: Álvaro Nadal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada