viernes, 18 de junio de 2010

El estilo de los políticos: Celestino Corbacho

Por Pilar Portero

¿Cuándo Zapatero despide a uno de sus ministros -lo que se supone se producirá a corto medio plazo- le indemnizarán con 33 días? Según el decreto de Reforma Laboral aprobado ayer, la respuesta sería si. Claro que nuestros políticos no son trabajadores cualquiera y se rigen por sus propias normas que entre todos mantienen en silencio. En este blog, miramos de arriba a abajo tanto a gobernantes como a aspirantes. Hoy no queda más remedio que desnudar al ministro de Trabajo. (Ministro de gris sobre moqueta azul monclovita con Cañil al fondo)

Corbacho es ese vecino del barrio que te cruzas en la calle con el periódico -Sport o Mundo Deportivo, que para algo es catalán de adopción aunque nació en un pueblo de Badajoz- bajo el brazo, o te encuentras en la barra del bar comentando con la parroquia habitual los fallos y aciertos de Zapatero como si no fuera con él la cosa. Es el ministro más de andar por casa del Ejecutivo. Si le preguntas algo, responde llanamente. Por ejemplo, le digo al acabar la rueda de prensa de la Reforma Laboral: ¿No habéis comentado en el Consejo de Ministros el contrato único que ayer por la tarde Dolado y los otros sabios propusieron al presidente y salieron convencidos de haberle vendido? "No se ni de qué me hablas". Y él escucha mis explicaciones y me confirma que ignoraba lo concerniente a la reunión.

Unos segundos antes había posado en la sala de prensa de Moncloa adoptando la misma postura que los dependientes de El Corte Inglés cuando no están atendiendo. La pierna izquierda adelantada y las manos sujetas sobre la pelvis. En reposo. Así se denomina esta actitud de espera que enseñan en los cursillos del gran almacén, según me contó un periodista que había trabajado para Isidoro Álvarez. Vamos, que Celestino es popular hasta cuando le apuntas con la cámara. ¿Me dejas copiar ese artículo nuevo del decreto? Le pide una compañera y él le presta sus papeles inmediatamente. Algunos le tildan de simplón por comportarse como una persona normal. E insisten en que es uno de los ministros más dóciles. La voz de su amo. Aunque yo les noto a todos igual de complacientes con el presi.

Casado desde siempre con Carmen y sin hijos. Esta es la frase más repetitiva de su biografía. Más todavía que la de que fue alcalde de Hospitalet de Llobregat durante 10 años-de 1994 a 2004-. De aspecto bonachón es difícil sacarle de sus casillas. En cuanto puede desprenderse del traje, se enfunda unos vaqueros desgastados y una deportivas. A quienes usan traje a diario, les suele pasar que siempre van demodé de sport. Los jeans les duran años y años. Se descuelgan de las modas y hasta les da tiempo a volverse a subir, como no actualizan el vestuario de libranza. Ahora igual le toca aparcar el sempiterno traje. Se avecina cambio de Gobierno y los designios del presi son inescrutables.

Otros políticos con estilo propio:
El estilo de los políticos: Esteban González Pons
El estilo de los políticos: Trinidad Jiménez
El estilo de los políticos: Cristobal Montoro
El estilo de los políticos: Mª Teresa Fernández de la Vega
El estilo de los políticos: José Luis Ayllón
El estilo de los políticos: Pepe Blanco
El estilo de los políticos: Soraya Saénz de Santamaría
El estilo de los políticos: Rosa Díez
El estilo de los políticos: Eduardo Madina
El estilo de los políticos: Josep Sánchez Llibre
El estilo de los políticos: Paco Fernández Marugan
El estilo de los políticos: Álvaro Nadal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada