jueves, 3 de junio de 2010

Cornudos complacientes con las tres damas

(No son Standard, ni Moody´s, ni Fitch, pero usan parecidos afeites)

Por preguntas de amigos, me he dado cuenta de que algún interesado nuevo en esto de la economía no se ha percatado de que a esas dichosas agencias de rating que nos ponen nota -me refiero a España como país para pedir pasta fuera- les pagamos del presupuesto de nuestros bolsillos. Tienen la delicadeza de avisar al Gobierno o la empresa a la que rebajan la calificación un día o dos antes. Sí, con estas tres americanas somos cornudos y apaleados. Y los políticos en Bruselas siguen con los paños calientes. Son estrechos a la hora de meterles mano por su trabajo tan cuestionado.



Por Ana R. Cañil

¿Os acordáis de las agencias de rating? Sí hombre, esas que os suenan tan aburridas, pero famosas de los últimos tiempos. Standard&Poor,s, Moody´s y Fitch, norteamericanas y con el oligopolio del mundo para decir qué empresas, qué bancos y qué países son solventes, aunque no sean fiables. Nos dan una nota, que va de Triple AAA por arriba a D (el suspenso total).
También recordarás que hace unos días nos hicieron polvo, en este caso Fitch, la última en crearse, al bajarnos de sobresaliente a notable. Concretamente el viernes pasado. Y con eso ya van dos de las tres que nos reprochan no haber hecho bien los deberes como país, Reino de España.
Lo sé. Te importa tres narices y te lo hemos explicado mil veces. Pero verás, depende de la nota que estas tres damas te coloquen para que cuando España, o el Reino de España, o el Tesoro -viene a ser lo mismo- salga a pedir dinero fuera, nos lo presten más barato o más caro.
Ni son transparentes, ni saben anticipar las crisis y avisar a los inversores sobre los malos tiempos, ni tienen en cuenta el factor humano o emocional que tiene le economía como ciencia social. Por que ¿quién les dice a estas que si la Roja gana el Mundial los españoles no tiraremos la casa por la ventana y el consumo de alcohol, preservativos y confianza se disparara? Y eso cotiza enormemente en una crisis como la actual.
Todas las notas las conceden en función de un modelo matemático, rellenado por gente que no son precisamente lumbreras. Todo este rollo para recordarte que es tu bolsillo el que se abre cuando España como país tiene que pagar más caro para que nos den créditos.

Somos unos plastas los de economía y llevamos adoctrinando sobre esta historia, pero perdemos el tiempo. Además, desde el escándalo de Grecia y la rebaja de Standard&Poor´s a España hace un mes, la Unión Europea -Bruselas- está pensando como meter mano a estas tipas, que pueden causar estragos en tiempos de crisis con sus augurios, profundizando el miedo de los inversores, mientras que en tiempo de bonanza solo alimentan las burbujas.

Lo que realmente nos ha sorprendido es que la gente no sabe que, encima, pagamos a estas empresas. ¿Os creiáis que era gratis? Era tan de cajón, que se nos olvidaba decíroslo. Sí, sí. Igual que tus padres pagan al colegio para que vayas y te pongan una nota a final de curso, aquí es obvio que las empresas, los bancos y los países pagan a estos analistas para que nos suspendan. Al menos, el profesor se molesta en enseñarte, explicarte y luego depende de lo buen o mal estudiante que seas.

Pero a estás ¡qué va! las pagamos sólo para que nos digan si somos guapos o feos. No nos avisan de si vendrán tiempos de tormenta -la más antigua, Standard&Poor´s mantuvo la calificación de Lehman Brothers practicamente hasta su quiebra- para que recojamos la ropa.
Y otra cosa que también nos habéis preguntado. Sí, advierten a los gobiernos, a las empresas o a los bancos antes de publicar sus calificaciones, por más que los gobiernos lo nieguen. Ese es otro de sus agujeros de credibilidad. ¿Cómo se iban a atrever a descalificar a Lehman si es uno de los clientes que más dinero les soltaba?
Con los países es otra cosa. No es lo mismo rebajar nota a España que a EEUU o China. Incluso rebajar nota a España, Grecia o Portugal les ayuda a recuperar una parte de la credibilidad perdida en los últimos años.
En unas semanas, al albur de como acabe la reforma laboral quizá, la tercera agencia que nos mantiene una buena nota, Moody´s, nos la rebajará, aunque la mayoría de los financieros y dicen que esa cosa tan fantasmagórica como real que son los mercados, ya tienen descontado el efecto Moody´s. Veremos. Es otra espada que pende sobre el Gobierno Zapatero, que se puede encontrar con que la reforma laboral tampoco sea suficiente para calmar a los insaciables.
De momento, siguen las descalificaciones a empresas españolas. Fitch se está poniendo las botas. Ha rebajado la calificación a cajas y bancos por la burbuja inmobiliaria.
Y lo que te rondaré morena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada