martes, 15 de junio de 2010

José Mari, su mujer y otras cosas de leer

Por Pilar Portero
Las bacanales políticas son tendencia. No cabe duda. La semana pasada fue la del PSOE y esta ha sido la del PP. En plan voyeur he asistido a la que los populares montaron ayer por la tarde con Aznar, Rajoy, Acebes, Mayor Oreja, Espe, Botella, Cospedal, Michavila, Basagoiti... y un abultado auditorio. Ahhh! Ummm!

(Detalle revelador: Rajoy con traje claro y Aznar, Acebes y Mayor Oreja de oscuro)

La excitación se palpa en los preliminares. Centenares de fans del PP, básicamente parejas de jubilados o grupetes de cachorros, esperan ansiosos el cartel de famosos que está a punto de entrar en el amplio y abarrotado auditorio de la Mutua Madrileña. Con aplausos, vítores y el móvil preparado para tirar la foto, reciben a Rajoy y Esperanza Aguirre que abren el desfile. Les siguen Aznar, Acebes y Mayor Oreja, más los autores del libro -'Camino de la libertad, Cosió y Óscar Elía- que ha servido de excusa para organizar este baño de multitudes. Alrededor de 60 periodistas, cámaras de tv y fotógrafos buscan una noticia con tanto morbo como el revolcón que se metieron los socialistas la semana pasada.

(Una foto para poner en el salón de casa)

Mª Dolores de Cospedal, Ana Botella, Cayetana Álvarez de Toledo
, siempre fiel a Aznar y Acebes, Michavila, Federico Trillo, Ana Pastor, Juan José Lucas, Romay Beccaria, Pedro Antonio Martín, entre otros políticos populares sonreían de placer. Hasta el benjamín del ex presidente, Alonso Aznar quiso participar en ese ambiente tan apetecible para amantes de la causa popular. Las ganas de quererse quedan patentes en la comunión de ideas entre los tres ex ministros de Interior de Aznar y el presidente de FAES. "Con los terroristas no se dialoga" o "ni ETA ni sus franquicias pueden presentarse a las elecciones", palabras de Rajoy en consonancia con las de Aznar: "conviene poner negro sobre blanco el juego temerario de los que quieren experimentar con nuevas operaciones de distracción. El juego de los que alimentan falsas expectativas que no son más que el plato recalentado de la cocina de ETA".

Mientras, el gurú indiscutible -Aznar- habla, su sucesor -Rajoy- se mira las uñas o repasa el discurso que soltará al final del acto. Un detalle elocuente y diferenciador, sólo el jefe de la oposición había elegido un traje claro frente a los oscuros de los otros tres compañeros de púlpito. Y cuando es Rajoy el que suelta el speech, Aznar deja su rostro en modo inexpresivo y juguetea con la botellita de agua sin que una sóla mueca pueda interpretarse a favor o en contra. Mayor Oreja apunta, "tengo la certeza de que vivimos en un guión como el que tuvo lugar en Irlanda del Norte y a fecha de hoy, ETA transmite la ficción de que existe una izquierda vasca" después de que Acebes repase los esfuerzos y la soledad de su gobierno para acabar con la banda.
(Aznar firma ejemplares aunque el libro lo han escrito otros)

Al terminar la melée, los alborotados asistentes se lanzan a por los protagonistas. Un roce, una mirada, una firma
. Lo más surrealista es que no son los autores del libro que se vende allí mismo por 22 euros a quienes piden que estampen su rúbrica sino a Aznar. Yo aprovecho para hacer unas fotos y el ex presidente me da la mano y me besa pensando que yo también estoy loca por él. Y eso que no se lo he pedido, pero la inercia manda. Eso si, ya puestos, me responde a alguna que otra cosilla de la que charlaremos en otro post.

1 comentario:

  1. El club Bilderberg de la caspa española. Caspildelberg!.

    ResponderEliminar