martes, 8 de junio de 2010

Una Prima llamada Riesgo que compite con la Roja

Es una Prima y se llama Riesgo. Está dispuesta a arruinarnos el Mundial de la Roja, disputando los titulares de primera en los informativos. Afecta a nuestra vida, nuestro bolsillo, pero nos la cuentan a veces en porcentajes y otras en puntos básicos. De las dos formas, nos hace la puñeta. Con lo fácil que es hablar de goles.

Por Ana R. Cañil

¡Ay, qué pereza! ¿Por qué dejáis a la Portero que escriba cosas chulas como lo del Camino de Santiago y a mí me castigáis con peticiones del oyente económicas? Con la caló que hace chicos.
En fin, aquí estoy de mala gana, para daros una pequeña clave a esos que, por fin, habéis descubierto que la economía es una ciencia social y no matemática, que os está jorobando la vida y el bolsillo.
Esta semana nos espera una parda. Volveréis a oír hablar de la reforma laboral -clave el miércoles 16- y de la huelga general para el 30 de junio , aunque aún no sepamos el contenido exacto de la reforma; del examen que nos prepara la UE otra vez sobre los ajustes que nos han cascado y las cuentas españolas.
En fin, que si habéis llegado hasta esta línea, es que de verdad os interesa como nos va a importunar la economía y sus actores las próximas semanas.
El otro dato, el que de verdad da origen a este post, es la prima de riesgo de España, de la que cada vez váis a oir hablar más. Eso "del diferencial de la deuda de España con Alemania", cada semana más elevado. No os asustéis. No es nada más que lo que pagamos como país por vender títulos de deuda española fuera, para conseguir dinero. Se toma como referencia el diferencial de rentabilidad exigida a los bonos españoles a 10 años en euros, en comparación con los alemanes, porque son los más sólidos para los mercados. Eh ¿estáis ahí? Si, los mercados. Esos que os asquean y despreciáis, pero nos arruinan.
Pues bien, desde hace meses estáis viendo que mis colegas de la prensa económica unas veces dicen que el diferencial es, por ejemplo, del 1,94% o de ciento noventa y cuatro puntos básicos. El alemán paga un 2% de interés a quien compra su bono y el español, un 4%. La diferencia son dos puntos (porcentuales) o 200 puntos básicos. Es más, dependiendo de qué redactor o economista lo escriba, uno utiliza el porcentaje y otros lo de puntos básicos.
En una misma página puedes leer una u otra referencia. Prefiero el tanto por ciento. Creo que se entiende mejor si os digo que si compras un bono alemán te dan un 2% de interés y si es es español, hemos tenido que subir hasta el 4%.
La cuestión queridos amigos, si es que habéis llegado hasta aquí, es que los plumillas económicos también jugamos a ser rigurosos y hacer que sabemos mucho. En el de los que se apuntan a lo de los 200 puntos básicos -tengo excelentes colegas que lo hacen- es porque han optado por apostar por el lenguaje de los meseros, de los broker que están en las meses de operaciones manejando cantidades astronómicas en euros y dólares. Para ellos los decimales, "las pipas" son muy importante. Para estos piperos que en un día hablan de 150.000 millones de euros y se manejan en cantidades siderales, los puntos básicos con decimales son mucho dinero.
Pero vosotros no liaros. Y atentos, porque lo que sí que os aseguro es que esta Prima -de nombre Riesgo- va a disputar todo el protagonismo a la Roja. Es más, la Roja se irá y la Prima se quedará con nosotros mucho, mucho tiempo y vinculada a una tipa que nos va a llevar al caso, de nombre Ángela Merkel.Con pinchar este link del estupendo Claudi Pérez. Lo entenderéis. Aunque Claudi también escribe en puntos básicos.
¡Ay, que caló y con qué pereza! Y lo que nos queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada