lunes, 17 de mayo de 2010

Y si te vuelvo a ver pintar un corazón de tiza en la pared...

Por Pilar Portero(camiseta Play de Comme des Garçons, la preferida de los pijimodernos)

... te voy a dar una paliza por haber escrito mi nombre dentro. Este es el estribillo de 'Corazón de tiza' by Santiago Auseron y su Radio Futura. Le siento -es lo que tiene la pulsión sexual- cantándolo tan objetivamente guapo y chulo y apetecible. El déficit y la deuda soberana me han provocado tal sobredosis que me he ido de tiendas. Un rato por la calle y otro por la red. Y observo que los corazones con ojos impresos en las camisetas se multiplican. Mientras miró como se copian unos a otros me pongo a tararear. Y de paso encargo una porque en algo hay que gastarse el paro. No se si decidirme por la de Asos, la que le queda a la morena de la foto como si hubiera nacido con ella puesta y que además incluye algodón orgánico y responsabilidad corporativa, por la de los vascos de Loreak Mendian en azul y rojo o por la última versión de Play con el corazón silueteado en rojo.


¿Esto quiere decir que los corazones están de moda? ¿O qué las marcas que acusan a los chinos de fusilar sus modelitos se han liado a plagiar los corazones que Comme des Garçons Play ha popularizado entre los niños con pasta de unos años a esta parte? ¿O quizá es que Anne Igartiburu y su 'hola corazones' ha servido de inspiración para un puñado de diseñadores?

Lo de menos es la causa. O es que ahora nos vamos a poner a filosofar sobre el origen de la tendencia. Yo debo confesar que dibujo compulsivamente corazones a línea sobre cualquier papelito que tenga a mano en cuanto me impaciento. Los discursos de los políticos que te pasan en el Congreso mientras ellos en la tribuna simulan que improvisan, están plagados. Incluso en el que Zapatero se hace el harakiri. No me enrollo más.

Si no quieres gastarte un duro, busca una camiseta blanca en el armario y armado con un rotulador gordo y permanente, traza el contorno sin que te tiemble el pulso. O pídele a tu sobrinito que te lo dibuje. Queda tan naif y buenrollista.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada