viernes, 23 de julio de 2010

En la party de Zapatero por sus 10 años

Por Pilar Portero y Ana R. Cañil

Nos hemos ido de fiesta aunque en principio no nos habían invitado pero a este blog no hay quien le pare. El presi celebraba su elección en un PSOE convulso allá por el año 2000. Ministros, ex, dirigentes del aparato y un montón de periodistas esperaban en Ferraz un discurso más emocional y menos impostado -cuanto le cuesta transmitir naturalidad-. Eso sí, Zapatero estaba hasta guapete y relajado en este autohomenaje. Así lo hemos visto.

El presidente colegueándo... con los periodistas. Y claro, pasa lo que tiene que pasar. La Cañil, con un discreto collar, a la derecha, le pregunta: Presidente, y la foto final del vídeo en la que aparece la dama con esa sonrisa ¿cómo se ha dejado?. Zapatero responde: "Pero ¿está bien, está guapa?". Ana insiste: "Es que es más guapa que tú". El presi contesta: "Mi trabajo me costó" y se pone como un tomate mientras ríe satisfecho. En la distancia corta, hoy está resultón, bronceado, sin arrugas -será que usa crema de veneno de serpiente- y distendido. Tanto que se atreve a poner fecha para el final de la crisis. "Un año" cifra rodeado por los periodistas. Acaba de pegarse un baño amable con de más de un centenar de fieles. Ni un sólo miembro de la vieja guardia, excepto los que forman parte del Gobierno, estaba allí para rendirle tributo. Leire Pajín, a la que se ha referido con afecto públicamente y Pepe Blanco, el primero al que ha abrazado al entrar en la sala, capitaneaban la banda.

Ni paro ni crisis. Le habían escrito un discurso de un folio pero él ha pasado de usarlo. Con las ideas aportadas desde Moncloa y Ferraz ha preparado su propio mix . "Hoy quiero dar un abrazo más fuerte que nunca a Pepe Bono". Empezaba con pretensiones sentimentales lo que rápidamente derivó en una concatenación de logros empezando por la salida de Irak. Y evolucionó hacía la exaltación patria. "Me siento orgulloso de los socialistas pero más orgulloso que de vosotros, me siento de los españoles". La reiteración en su versión poética le ha servido para que por donde decía españoles hayan desfilado cooperantes, militares, hombres de ciencia, gente de cultura... y hasta nuevos militantes. Sin noticias del paro y la crisis ha concluido con un guiño a si mismo y a ese optimismo incombustible: "tengo el íntimo convencimiento de que estamos mucho mejor de lo que parece, y lo vais a vivir".

¿Qué queda de la Nueva Vía? Caldera era el retrato robot de los restos de ese grupo que aupó a Zapatero a la victoria en el 35º Congreso hace una década. El hombre que durante años ejerció de escudero antes que de ministro y ahora dirige la Fundación Ideas, es menos poderoso que entonces. Sólo un ejemplo de la cantidad de cosas que han cambiado. Por allí estaba también Juan Fernándo López Aguilar y Jordi Sevilla, otros dos miembros destacados de Nueva Vía, junto con Trinidad Jiménez. Habría sido un síntoma de inteligencia que hubiera cedido la palabra a alguno de los causantes de que él sea hoy presidente. Hubiera resultado menos personalista. ¿Cómo se producirá la sucesión?, piensas mientras observas el panorama y fantaseas con si se encontrará en la reunión el futuro líder. ¿Se presentará a las próximas elecciones? le pregunta una periodista a Zapatero. "Todavía falta", dice él.

"¿Vacaciones yo?". Esta es la elocuente frase que nos ha soltado Elena Salgado cuando nos despediamos después de charlar brevemente y hacernos una foto en el photocall en plan fan fatal. La ministra de Economía, que no se encontraba muy favorecida con el traje gris ha sido de las primeras en marcharse del cóctel. ¡Qué descanses en vacaciones!, le recomendamos y ella, se gira sorprendida y apunta "¿Vacaciones yo?" como queriendo decir "¿es que no os habéis dado cuenta de la que tengo encima?". Hablamos también con José Antonio Alonso y Felix Monteira sobre las ojeras que acumulan y con Mª Teresa Fernández de la Vega de la prisa con la que se evapora. "Claro, es que yo mañana tengo Consejo de Ministros", aduce como si no supieramos cual es su cometido. Griñán, el presidente de la Junta de Andalucia nos confiesa que está absolutamente abducido por la brillantez del periodista y escritor Chaves Nogales y el libro "A sangre y fuero" (ed. Austral), al que además de leer, regala a sus amigos para que no se lo pierdan. Celestino Corbacho sale cogiendo por el hombro a Sevilla. ¿Eso quiere decir que se ve ya fuera del Gobierno? Muac, muac. Besos para todos que nosotras también nos vamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada