sábado, 19 de diciembre de 2009

Nuclear si, por supuesto. La alternativa a Copenhague.

Tres en uno -texto, fotos, vídeo- por Pilar Portero

El Aviador Dro y sus obreros especializados celebraban anoche 30 años de provocación mientras centenares de expertos rompían a llorar en Copenhague. Venezuela, Bolivia, Cuba, Nicaragua y Sudán se hacían una vasectomía en directo para evitar que naciera nada después de tanto esfuerzo, debate y predisposición por parte de muchos de los 193 países participantes -entre los que había ejemplares tan anticlimáticos como China-.



Joy Eslava reventaba por los cuatro costados de gente militante en la transgresión. Personas que no ven incompatible separar la basura, usar bolsas de tela o bajar la calefacción con corear hasta quedarse sin voz el "Nuclear si, por supuesto". Un tema que esta panda de amigos mutantes editó en los años 80, cuando el PSOE de Felipe González agitó la bandera antinuclear con el fín de tomar distancia con el franquismo y no porque tuvieran profundas convicciones medioambientales, tal y como el que fue ministro de Energía del 93 al 96, Juan Manuel Eguiagaray, me ha explicado en diversas ocasiones.
A la izda, el Pingüino, Servando Carvallar y Mario Gil.

Blando y sin sustancia, el acuerdo de mínimos resulta tan decepcionante que caigo en la tentación de intercambiar lágrimas con todos y cada uno de los técnicos de las comisiones permanentes del Cambio Climático que confiaban en que sus propuestas iban a mover un milímetro o dos el mundo. Porque imagino que todos sabéis que son esos cruzados de entre 28 y 40 años lo que se curran el tema y no los presidentes que salen en la foto.



En paralelo, optimistas como los de Copenhague saltaban como robots en Madrid. Lo normal. Porque al Aviador le acompañaron otros estimulantes artistas que usan la ironía para alterar el orden establecido. El Pingüino cantó "La televisión es nutritiva", German Coppini "Programa en espiral", Alaska "Selector de Frecuencias", Iñaki Glutamato "Baila la guerra" y Arturo Lanz de Esplendor Geométrico, "Electroshock" con el micro insertado en la boca. Divertidos y brillantes, los aviadores que han hecho funcionar el grupo en distintas etapas, Mario, Alex, Alberto, Rep, José, Manolo, Ismael, Juan Carlos, y los permanentes, Servando y Marta, nos recargaron las baterías para seguir peleando por lo mismo de siempre: un futuro más inteligente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada