miércoles, 16 de diciembre de 2009

Cinco días bajo los efectos de la píldora postcoital


Por Margarita Lázaro

“Tía, nos han venido a presentar una nueva píldora del día después que es la leche. Funciona durante 120 horas con una efectividad del 95%. Ya hemos hecho nuestro primer pedido y creo que llegará ésta o la próxima semana”. Es el extracto de lo que el lunes me contaba por teléfono una amiga farmacéutica.

Hace unos meses hablábamos en soitu.es de la presentación en Roma de Ellaone, la píldora a la que se refería mi amiga y que bien se podría bautizar como la ‘de los cinco días después’. Pues bien, esta vez el país vecino no nos lleva diez años de ventaja, como ha ocurrido con la comercialización de las clásicas Norlevo y Postinor sin necesidad de receta (medida que entró en vigor el 28 de septiembre y que los galos disfrutan desde 1999). Nos estamos 'modernizando' y parece que la venta de esta nueva variante postcoital es YA una realidad. Ellaone despedirá el año en las farmacias y se venderá sin necesidad de prescripción médica, algo que hasta ahora era duda y que hará saltar de nuevo las alarmas. *Aunque debemos advertir que algunas todavía no saben nada de su llegada.

El truco de su éxito/eficacia está en el acetato de ulipistral. Se trata de un activo que, como me explicaba Ezequiel Pérez Campos, presidente de la Fundación Española de Contracepción, hace unos meses, “es una antihormona que no permite la fecundación ni la implantación en el útero". Una antihormona, justo lo contrario que Norlevo y Postinor, que funcionan sólo durante tres días y a las que los destractores de la venta sin prescripción les achacan eso de "chute hormonal". No se parece a las clásicas, pero tampoco a la abortiva RU-486, que además de impedir la fijación, provoca la expulsión del embrión.

¿Y si aprendemos a educar?

Pero aunque la composición esté al margen de las polémicas iniciales, volveremos a lo de siempre: evitar que los adolescentes puedan acceder a este método anticonceptivo de emergencia sin control médico ni supervisión. Nada de pasar por Planificación Familiar. Porque por mucho que Ellaone vaya a costar más de 30 euros, casi el doble de las píldoras del día después actuales, eso no será un handicap. Como decía otra amiga: “en una caso así se paga lo que sea necesario”. Así que si en los centros médicos no te la dan gratis, lo más cómodo es ir directamente a la farmacia. Igual ahí está la solución a ese control que tanto preocupa a padres y personal sanitario.

Pero el problema en realidad es otro. Lo que realmente preocupa es no saber qué hacen sus hijos. Es la educación sexual de la que tanto hablaban la semana pasada los políticos en el Congreso y que ahora quieren encomendar su impartición a colegios y a profesores. Pero seamos realistas: si lo que quieren los padres es que los hijos confíen en ellos -tanto si hablamos de píldoras poscoitales, como de abortos-, son ellos los que tienen que darles la confianza necesaria impartiendo esa educación y no delegándola en otras personas, ya sean profesores, amigos, hermanos... Y es que igual los que realmente necesitan ir a clase son los progenitores. Quitarse los prejuicios y aprender a educar sexualmente a sus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada