lunes, 28 de noviembre de 2011

De qué le gusta hablar a Rajoy

Por Pilar Portero
El nuevo presidente no dice ni mu. Al menos de eso le acusa la prensa. Y no anda descaminada porque políticos como Gallardón o Rato, aseguran en privado que nunca han hablado de nada trascendente con él. Sin embargo, tras años preguntando a sus colaboradores más cercanos, como quien no quiere la cosa, y cotejando con los escasos personajes del mundo financiero y empresarial con los que se ha reunido en alguna ocasión, podemos asegurar que Rajoy si que habla. Sólo hay que tocar un tema con el que se sienta cómodo. Para todos aquellos que necesiten comunicarse con él, hemos preparado este post, del que traducimos al alemán los epígrafes para facilitar a Merkel esta labor. Nuestro granito de arena para sacar este país adelante.
FG:¿voy a ser ministro de economía? MR:'Qué bueno el partido'
  • Ante todo educación y buenas maneras. Vor allem Erziehung und gute Manieren. Lo primero que hay que tener en cuenta es que Rajoy es "muy educado, guarda las formas y no se enfada. Notas que no le gusta lo que dices porque desconecta de inmediato. Sus cabreos son mudos. Eso si, toma nota mental y ya llegará la ocasión de cobrarse la pieza, en silencio y tranquilamente", apunta uno de sus colaboradores.
  • Fútbol, ciclismo, baloncesto. Los deportes son uno de sus temas favoritos de conversación. Fußball, Radsport, Basketball. Sport ist eines seiner liebsten Gesprächsthemen. Se agarra a ellos como un clavo ardiendo. Aquellos que viajan habitualmente con él, se llevan aprendidos todos los resultados. O hablan de eso, o no hablan de otra cosa. "Llegamos a cualquier provincia y hay una ansiedad por conocer las ideas del jefe en distintas materias, pero él es muy campechano y le gusta romper el hielo comentado el último partido", reconoce otro de sus acompañantes.

  • Las amigdalas de los niños, los típicos dolores lumbares, el insomnio de una noche.
    Die Mandeln der Kinder, die typischen Rückenschmerzen, die Schlafstörungen. "Estamos en una reunión y percibes que no se siente cómodo teniendo que pronunciarse sobre ciertos temas políticos, no le gusta abordarlos en público simplemente. Así que basta con que alguien comente que tiene al niño con la garganta mal o se queje de algún problemilla de salud para que Mariano se enganche a esa conversación y no la suelte", explica un diputado.

  • El tinte del pelo. Das Haarfärbemittel. Con tal de no desvelar sus planes es capaz hasta de plantear este peliagudo asunto. Un día, departiendo con su equipo de confianza del Congreso, lanzó la pregunta "¿diríais que me tiño el pelo?". Ninguno de los presentes se atrevió a decir que si. Excepto Alfonso Alonso, ex alcalde de Vitoria y uno de los pocos que se atreven a expresarse libremente ante Rajoy, que le respondió: "solo de aquí para arriba" señalándose las patillas.

No dirás que con estos datos no dispones de temas para entablar una conversación con el nuevo presidente. Por algo se empieza, que diría él mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada