lunes, 14 de marzo de 2011

¿Quiere Zapatero ser Suárez o se está rearmando para volver a presentarse?

Por Pilar Portero
El reducido entorno de confianza del presidente está dejando correr una nueva opción que se suma al catálogo de incertidumbres. Zapatero podría dimitir, como en su día hizo Adolfo Suarez por el bien de España justo hace 30 años. Esta vez, con Rubalcaba en el papel de Calvo Sotelo. Claro que el actual vice produce terrores nocturnos a todos aquellos que pelearon en el XXXV Congreso del PSOE para cortar el paso al poder a personajes como él. ¿No será que ZP se está intentando rearmar para las Generales, mientras se quita de en medio a los sucesores que él mismo puso a competir?

Reune todos los ingredientes para triunfar como best seller de intriga política del año. Si convirtiéramos en novela la supuesta sucesión de Zapatero, barría. Sólo hay que repasar lo sucedido en capítulos recientes para entender esta nueva trama basada en la inmolación por el bien del partido  -y del país- que supondría la dimisión y la cesión del cetro a Rubalcaba. A lo Suárez.

Con el frente anti Rubalcaba agrupado en torno a Chacón -que está desempeñando el mismo rol que Rosa Díez jugó en el famoso Congreso de Nueva Vía cuando los detractores de Bono la usaron como arma política-, movilizando a los indecisos para frenar el ascenso del ministro de Interior, arranca el nuevo capítulo. Trepidante. Y es que la ministra de Defensa tiene un marido que es, antes que nada, su jefe de campaña. Miguel Barroso pasa parte del día alternando sms y llamadas a los supuestos líderes de opinión de los medios para darles su visión de los hechos con más actualización que twitter. Chacón, como todos los protagonistas de esta historia, no se lleva a los socialistas de calle gracias a su tirón político, simplemente es la opción B. "Zapatero se ha quedado sin equipo. Ha tenido fieles y peones. Los fieles son ya poquísimos: Angelica Rubio, Javier de Paz y José Miguel Vidal -el primo de Zapatero-. Incluso a estos ha conseguido cabrearles. Se ha comido a la generación del XXXV Congreso, instigado por Rubalcaba y Blanco, y ahora el desierto se extiende a su alrededor. Lo único que puede evitar la sucesión de Rubalcaba, es la opción de Carme Chacón", analiza un ex miembro del ejecutivo.

Zapatero debe estar disfrutando porque es conocida su afición, entre los que han trabajado a su vera, a lanzar a competir a candidatos. Deporte que practica desde sus tiempos como diputado por León. La escenificación de sus reuniones en el Congreso de los Diputados con Bono, con la prensa de testigo, forman parte de esa tendencia a despertar los celos y la inquietud en los candidatos a sustituirle. ¿Es que no podían mantenerlas privadamente en la Moncloa, sin que nadie se enterase? Si, pero entonces qué gracia tendrían.

El margen de incentridumbre crece, alimentado con fruición por el presidente. En esa línea, se desmonta el mítin de Vistalegre. "A la Ejecutiva nos llegó ya hecho. No se debatió porque hay asuntos que están tan cocinados por quién manda que lo suyo es apoyarlos. Si tenemos algo que aportar, hablamos, pero en este caso comprendimos que era lo más acertado. El PP quiere destruir al presidente y lo mejor es preservarle. Dejar que los alcaldes y los candidatos autonómicos expliquen su gestión. lo cual no quita para que acuda a algunos mítines", explica un miembro de la Ejecutiva Nacional sobre la reunión del pasado lunes 7 de marzo. Otro socialista con solera añade que además Vistalegre es una plaza muy difícil de llenar por los militantes tal y como están las cosas: "En todas las familias hay parados, la crisis ha dañado a Zapatero al ser tan presidencialista, acuérdate que ha sido el único presidente que ha ganado unas elecciones con las siglas ZP, es decir él personalmente, y eso ahora pasa factura. Imagínate la plaza medio vacía. No nos podíamos arriesgar".

Zapatero había previsto salir por la puerta grande y pasar a la historia como un político desprendido, capaz de ceder el poder en la cumbre de una gloriosa gestión, hasta que la crisis trastocó sus planes. Con el desánimo instalado en el partido, la salida digna es compleja de dibujar. Puede inmolarse en aras del partido pero quedará para la posteridad como un cobarde que no supo asumir la derrota. Nadie buceará en las hemerotecas dentro de 100 años para contextualizar al milímetro lo que sucedió. Desgastar en lo que falta hasta las generales a Rubalcaba sería perfecto para Blanco, que podría entonces erigirse en la única esperanza blanca, siendo como es el secretario general del PSOE, pero a Zapatero no le aportaría grandes beneficios en términos históricos -que es como los presidentes se miran a si mismos-. Aguantar y volverse a presentar puede ser su objetivo. Hundirse con el barco y no saltar antes de que se hunda. Yo creo que en el último momento estará de nuevo en los carteles electorales.

2 comentarios:

  1. Si Zapatero quiere convertirse en millonario no dimitirá, tendrá que favorecer hasta el último momento a los que le pagarán después dinero en forma de conferencias, en forma de cargos de consejero o de cualquier otra manera. Por tanto, Zapatero llevará la gestión del ejecutivo hasta el último momento. Zapatero pasará a la historia como el peor Presidente de la España democrática y como el Schroeder, Blair, Jospin español, el secretario general que hundió electoralmente al PSOE, es decir el personaje que destruyó al partido socialista.

    Si Zapatero hubiera pensado en dimitir ya lo habría hecho. No lo ha hecho y por tanto no lo va ha hacer. Lo que si puede pasar es que los resultados de las próximas elecciones sean tan malos, tan desastrosos, que el partido lo obligue a dimitir para no hacerse el harakiri con él. Pero sinceramente, yo no lo veo posible, porqué han tardado demasiado tiempo, el tiempo les va en contra, porqué la única manera de cambiar el destino del PSOE es haciendo políticas socialistas contra la crisis. Y ya no les queda apenas tiempo. Las políticas neoliberales implementadas hasta ahora por el PSOE con el apoyo de vascos, catalanes y el PP empeorarán aún más las condiciones socioeconómicas de la gran mayoría de la sociedad española de aquí al año que viene. El PSOE será barrido de la historia, y sinceramente, se lo tienen bien merecido.

    ResponderEliminar