miércoles, 27 de abril de 2011

Pedro J, Moreno y Maraña se venden en twitter

Por Pilar Portero

Los directores de El Mundo, El País y Público han encontrado el paraíso terrenal en la red. Desde que lo descubrieron, utilizan descaradamente las posibilidades que ofrece twitter en concreto para elevar a la enésima potencia el alcance de los mensajes que lanzan desde sus respectivos medios y a la vez, venderse a sí mismos. Anoche, poco antes de las 12, aparecieron en mi twitter estos tres mensajes consecutivos. No me resistí al pantallazo para inmortalizar ese momento que demuestra lo que sucede cuando la necesidad aprieta.


Elocuente pantallazo del 26 de abril antes de las 12 de la noche
 El primero de los tres en abrirse cuenta en twitter fue Javier Moreno de El País, en junio de 2009, aunque pasaba meses sin escribir ni una línea. Su momento cumbre, el de máxima excitación, como el mismo confesaba el 1 de diciembre de 2010 -" Si alguien considera que lo que enviamos de #cablegate es spam, perdón. Pero es que estamos muy excitados con las revelaciones.."-, llegó con Wikileaks. Ese día por ejemplo, escribió y rebotó veintitantos tweets de los casi 600 que ha tecleado en estos dos años. En los corrillos periodísticos, los profesionales se preguntaban si estaría tratando de ganarse el puesto de jefe de prensa de Assange, dado que pasaba una buena parte de su jornada laboral vendiendo como un poseso los cables de Wikileaks a sus más de 7000 seguidores en twitter. Moreno evita la opinión y suele limitarse a titulares y enlace. Si cotilleas a quién sigue él- 149-, te darás cuenta que su endogámica lista está formada mayoritariamente por periodistas en plantilla de Prisa y alguna que otra estrella de la comunicación internacional.

@pedroj_ramirez descubrió twitter hace menos de dos meses -el 10 de marzo- y enseguida se percató de que era la excusa perfecta para enmendar el error de Orbyt. Las escuálidas cifras que guardan celosamente en El Mundo sobre un producto informativo por el que hay que pagar, apuntan a que no ha logrado más de 10.000 suscriptores. Como si hiciese un favor a sus más de 20.000 seguidores en twitter, está liberando Orbyt tacita a tacita. Necesitaba una coartada que le evitara reconocer que se había equivocado y la del altruismo hacía sus followers es perfecta. Los tweets de Pedro J son como él, excesivos en número -casi 3000 tweets- y superopinativos. Se enzarza en discusiones sobre fútbol, política, sucesos y hasta comenta interioridades del periódico. En sus dos primeras semanas en twitter se convirtió en el indiscutible trending topic entre la profesión. Allí donde se juntaban más de dos periodistas se hablaba, más bien se criticaba, la irrupción del director de El Mundo. Entre sus 92 seguidores hay amas de casa, políticos, estudiantes, la cúpula de El Mundo y al director de Público

, en su primer tweet el 23 de marzo ya incluía una declaración de intenciones: "Dedicamos mucho tiempo a comunicar cosas y no tanto a reflexionar sobre ellas". Al director de Público se nota que twitter le pone, pero sin excesos. Libre de prejuicios, sigue a periodistas de otros medios y no le importa recomendar un artículo de la competencia si le parece que es bueno. Cerca de 4000 seguidores le preguntan por las informaciones políticas de su periódico, que son básicamente las que más 'vende' él mismo. Maraña responde con moderación y evita la crispación. Cuida no bombardear al personal con un exceso de tweets pero mantiene un goteo constante que suma casi 500 tweets en poco más de un mes. Como a Pedro J y a Moreno le intuyes a través de su comportamiento en la red. Maraña busca la pluralidad para disponer de una visión de campo más amplia. Sólo hay que fijarse en la variedad de ideologías que se mezclan entre la gente que él sigue. Muchos periodistas, de prensa, radio, tv e internet y una escogida selección de diversos medios.
Por las noches les encontrarás en la plaza pública de twitter vendiendo su mercancía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada