jueves, 26 de noviembre de 2009

¿Seguro que las bragas de Sonia Rykiel son más sexys que las tuyas?

Por Pilar Portero
No me refiero a las que usa ella porque a los 79 años, por muy diseñadora adorada de pronto por los modernos que seas, seguramente no te quedarán tan provocativas como a las modelos lozanas y más frescas que una lechuga que las lucen para H&M y solaz de todos los voyeur del mundo mundial.

Inciso: Queridos mandamases y creativos y publicitarios y estrategas que trabajáis para la cadena sueca: Es agotador estar haciendo cola y matando por conseguir una prenda firmada cada dos por tres. Lo bueno, si breve dos veces bueno, que decían los padres de antes refiriéndose al sexo sin nombrarlo.

Siguiendo con el tema de la lingerie fina y la diseñadora que abrió los ojos a Robert Altman para animarle a rodar "Prêt-à-Porter", estábamos en que el próximo día 5 de diciembre presenta colección a precio asequible en cientos de tiendas de H&M. De ropa interior. Retro. Sujetadores de copa entera y braga-fajas en color carne, o nude que queda como más elegante, y negro. Algunos guateados, no tanto como los de Jean Paul Gaultier sino más calcados a los de los glamurosos años 40.

Sólo hace unos días que las sandalias afiladas como lenguas viperinas de Jimmy Choo provocaron en todas aquellas mujeres que quieren ser como Belén Esteban aunque ellas no sean conscientes, codazos y contusiones por hacerse con un par. Creo que el tumulto en la Gran Vía madrileña, hizo pensar a algunos utópicos que por fin los trabajadores humillados se habían atrevido a protestar ante la connivencia sindical con el poder económico y político. Tranquilo Zapatero. Nada más lejos de la realidad.


La veterana creadora, que se atrevió a producir sus propios modelitos estando embarazada de su primer hijo y harta de no verse con la ropa para tripas crecederas que ofrecía el mercado, sacará también una pequeña colección con sus características prendas de punto. Será el 20 de febrero de 2010, respondiendo a la nueva estrategia de H&M de convertir lo excepcional en cotidiano. Una política marketiniana que amenaza con volverse en su contra. Porque con tanto trabajador/a chic incorporándose al paro y disponiendo de tiempo para buscar joyas-gangas, igual H&M deja de parecernos tan barato. ¿Has entrado alguna vez en 'Ana Millán', la tienda de Hortaleza, 55 (Madrid) en la que la ropa interior más ochentera y atracativa se mezcla con orquídeas y otras excitantes plantas? No sabes lo que te pierdes. Ni el chute de autoestima que procuran unas bragas como las que ahí se venden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada